Qué es la biomasa

Energía limpia

AHORRO Y SOSTENIBILIDAD

La calefacción por biomasa es uno de los sistemas de calefacción que más está creciendo en la actualidad debido a su gran eficiencia, su ahorro energético y por su valor ecosostenible. 

Después de la energía solar, la biomasa es la fuente de energía más ecológica y barata. La calefacción por biomasa funciona mediante una caldera o estufa adaptadas para la utilización de este combustible. 

La BIOMASA es un tipo de combustible formado por restos vegetales como maderas, huesos de aceituna, cáscaras de frutos secos, etc... A partir de estos materiales de desecho, se fabrican los denominados pellets cuya combustión desprende CO2 neutral. Esto es, la misma cantidad de CO2 que en su día consumieron esas plantas o vegetales, por lo que la aportación de CO"2 al medioambiente es mínima.

TIPOS DE SISTEMA

El tipo de sistema de biomasa más común es el que utiliza la caldera de biomasa con equipo compacto y que permite incorporar además, un sistema de producción de Agua Caliente Sanitaria (ACS). 

Las viviendas que cuenten con una caldera de gasóleo ya instalada pueden proceder a su adaptación, mediante un quemador de pellets. La potencia calorífica y el mantenimiento no serán tan óptimos como con un sistema nuevo de biomasa, pero si conseguirán un mayor ahorro en combustible y una mayor sostenibilidad. 

Las calderas ya instaladas de gas, también pueden ser adaptadas al consumo de biomasa por medio de la incorporación de los llamados quemadores en cascada. 

Un sistema de calefacción puede además complementarse con las nuevas y atractivas estufas de biomasa, que aportarán un gran confort al hogar. 

En nuestra exposición en la Calle Cardenal Frías podrás ver el funcionamiento de algunos de los modelos más innovadores de estufas de biomasa. Ven a visitarnos, sin compromiso.

VENTAJAS DE LA BIOMASA

Las calderas y estufas de biomasa con muy ecológicas, siendo un sistema de calefacción medioambientalmente recomendado. 

El combustible utilizado es mucho más económico que los combustibles fósiles como el gas natural, butano, propano o gasóleo, y más económico también que la utilización de energía eléctrica. 

En casas o fincas con jardín, se pueden aprovechar los restos vegetales resultantes de la poda para alimentar la caldera. 

Este tipo de instalación cuenta además, con subvenciones por parte de los organismos públicos. 

En la actualidad, las calderas y estufas de biomasa han reducido mucho su precio, y aunque todavía requieren de una inversión algo mayor que en otros tipos de calefacción, su rentabilidad se hace efectiva en poco tiempo por el bajo coste del combustible que utilizan. 

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios analizando sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Acepto Más información